Rosita Amores: la gran vedette valenciana

 Rosita Amores: la gran vedette valenciana

Rosa Amores Valls, (26 de enero de 1938) más conocida con el nombre de Rosita Amores, es una artista de variedades,  natural de Nules, Castellón.

En sus comienzos actuaba de vocalista en una orquesta de baile llamada Los Millonarios, pionera del cabaret erótico a mediados de los años 1960, junto a figuras como Rafael Conde (El Titi), actuando en los espectáculos de variedades que tenían lugar en el teatro Alkazar de Valencia. Rosita Amores supo burlar la censura franquista en épocas en que el erotismo en España se reducía al ámbito privado, convirtiéndose en un símbolo popular del espectáculo en la Comunidad Valenciana. Su canción ‘Posa’m Menta’ se convirtió en un soplo de libertad en el pueblo llano. Entre sus trabajos más actuales destaca el musical dedicado a su vida, que ella misma protagoniza, «El amor de Miss Amores», o su colaboración con el grupo musical Antonomasia en el tema «No hace falta que intentes cambiar» y ejerciendo de musa en la portada del más reciente álbum del grupo, «Gold”.

Entrevistar a ROSITA AMORES, es todo un lujo, porque su carácter espontáneo, te facilita mucho todo lo que quieras saber sobre su vida y su trabajo. Rosita Amores, es la gran vedette valenciana. Su saber sobre las tablas, la convierten en una de las más grandes vedettes que tenemos no solo en Valencia, sino en España. Rosita,

¿Cuándo es la primera vez que pisas un escenario?

Pues tenía solo 11 años, pero, ya de mas pequeñita, llevaba el arte por dentro, y no me podía estar quieta, así que debuté con cante que llamaban entonces “español” con solo 11 años. Una chiquilla.

¿Cómo eras de pequeña?

Inquieta, movida, no podía parar ni dejaba parar a nadie. Mi madre, decía que iba a mover el mundo, y no te creas que me ha faltado mucho.

¿Qué recuerdas de Joan Monleón?

Del Monle, tengo muchos y gratos recuerdos. Para mí, Joan Monleón, era no solo el artista, sino un amigo que siempre te aconsejaba bien, además de ayudarte en todo lo que podía.

¿Qué significa para ti el teatro Alkazar?

Mi debut en el mundo de las Variedades y la Revista. Allí, fui presentada como vedette, y bueno pues estuve muchas temporadas.

¿Cómo recuerdas el Paralelo y Barcelona?

Con mucho cariño, ya que en el Paralelo triunfé como vedette, junto a los/as más grandes.

Cuéntanos cosas de aquellos momentos en El Paralelo.

Pues fueron muchas actuaciones, por varias temporadas. Aquella época fue memorable, no solo para los que teníamos la suerte de actuar en los teatros de El Paralelo, sino para todo el que acudía a ver un tipo de espectáculo picante, divertido, distinto y sobre todo lleno de música, canciones y chicas/os de muy buen ver.

¿Cómo era vuestra relación con la censura?

Muy divertida, por lo menos para mí. Mis números, que eran picantes, porque mis dos cantimploras, o mis dos buenas razones, formaban parte del show, y claro había que mostrarlas. Pero la censura, no lo permitía. Así que, yo salía tapadita, y cuando el censor se había marchado, ya volvía a mi estado natural. Como ves, divertida a mas no poder.

¿Pensabas entonces en convertirte en una gran estrella de la Revista?

Eso lo pensábamos todas, pero claro, lo importante para nosotras, era que te contrataran, y actuar. Hacia falta dinero para vivir, y en una España como la de entonces, que había escasez de todo o casi todo, tenías que trabajar, y en lo nuestro se cobraba más cuanto más arriba estabas.

¿Qué es la Revista para Rosita Amores?

Todo. Mi vida, mi porqué, mis ilusiones. Todo. Es sentirte con utilidad en la vida, y sobre todo con independencia. Para que la mujer fuera libre, tenía que procurarse, el trabajo, y la verdad es que te sentías muy bien. Si te casabas, ya te veías obligada y sujeta, y la mejor libertad era trabajar.

¿Quién le roba el corazón a Rosita Amores?

Mi hija y mi marido. Los dos por igual. Yo no sería nada sin ellos. Además, por parte de los dos tengo un gran apoyo, y una gran libertad para dedicarme a mi gran pasión que es ser artista, y de verdad que a los dos los quiero mucho.

¿Y el día a día?

Mira, sencillo. Hablo a diario con Julita Díaz, ya sabes que es como si fuéramos hermanas, y luego pues llevo mi casa, mis visitas, mis actuaciones.

¿Qué misterio encierran los ojos de Rosita Amores?

No sabría decirte. Hay quien me ha dicho que los tengo limpios, y que es reflejo de la conciencia, que también la tengo limpia. Ahora, yo siempre apuesto por mis dos buenas razones, que esas si que se ven y mucho.

¿Qué les diría Rosita Amores a los lectores de ENCLAVEVLC-MAGAZINE?

Que sigan todas las publicaciones que hagan éstos chicos, porque son garantía de calidad, y van a tener mucho éxito, por el buen trabajo que hacen.

 

 

 

Redacción EnclaveVLC

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *