Los mejores amigos y amantes de su Historia

 Los mejores amigos y amantes de su Historia

Soy valenciana, llevo la tierra en las venas pues fui nieta, biznieta y tataranieta de agricultores. El padre de mi yaya, mi bisabuelo Enrique, fue uno de los floricultores más importantes de Valencia. En el Huerto de Vivó, el Cardenal Juan Bautista Benlloch y Vivó estudió entre nardos, lirios y rosas. Este insigne personaje de la historia eclesiástica valenciana es antepasado mío. Además, soy portadora de la letra impresa en el corazón, una afición que enamora cuando amas la literatura, la escritura, todo lo relacionado con la letra impresa es Turia desembocando en un Mediterráneo de pasión.

Mi padre, Vicente Giner Vivó fue Jefe de Rotativas del periódico Las Provincias. Mi infancia, juventud y madurez transcurrió entre periodistas. Hace unos años Dios me hizo el mejor presente, tuve la inmensa fortuna de conocer a Manuel J. Ibáñez Ferriol, un licenciado en ciencias de la información en quien el amor por Valencia es un sentimiento siempre latente y sus obras ratifican mis afirmaciones. Manuel, simplemente al hablar sobre ellas se invade de ilusiones, de emociones. Un periodista amante de la buena letra y a las pruebas me remito: El Misterio de la Biblia Vicentina. 

En esas páginas con una técnica narrativa clara, a la vez que esplendida San Vicente Ferrer viene a nuestros días envuelto en una enrevesada investigación, donde por supuesto adquiere el papel más tierno y protagonista. ¡Nuestro amado San Vicente Ferrer! ¡valencianos! Me permito recomendaros la lectura de la novela de mi buen amigo Manolo (yo, ya la he gozado y la leí en dos tardes deseosa de más, pues me emocioné mucho y en más de una ocasión) Abrí unos ojos como platos en varios párrafos y la cabeza me hervía buscando un final tan bueno como imposible de imaginar. ¡Un libro para disfrutar! Tan sencillo como eso.

Mi último trabajo literario se titula “Entre Flores, Sangre y Arena”. En 44 años que gocé la compañía de mi progenitor la única discusión dialéctica que mantuve con mi padre versaba sobre el toro bravo. Pasados pocos meses de la defunción del hombre que me dio vida, inculcó principios valores, me educó… tuve la inmensa fortuna de conocer a Julián Muñoz Alonso, Mayoral en el Campo Charro, Salamanca. Él me explicó el toro bravo y al juzgarlo con los debidos criterios me ha enamorado, es mucho lo que me ha regalado y eso es lo que narro en mi obra, mi conversión en amante de la Fiesta Nacional. Yo era anti taurina que no dictatorial. La lidia es historia de España, algo del todo innegable.

Estoy muy orgullosa del mutuo y recíproco afecto que nos profesamos Manuel J. Ibáñez Ferriol y yo. Dos amigos amantes de la letra impresa, puristas de la misma y tremendamente selectivos al tiempo, profundamente respetuosos, y querientes de nuestra historia, siempre presente en nuestra memoria.

El lazo está bien atado. Valencia ha hecho el nudo más resistente. Manuel J. Ibáñez Ferriol y Alicia Giner Casino somos eterno abrazo. Gracias mi amado San Vicente Ferrer.

Alicia Giner Casino.  

Redacción EnclaveVLC

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *